EL DÉFICIT DE HIERRO EN LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

Si tiene enfermedad inflamatoria intestinal (EII), sufrirá mayor riesgo de padecer ferropenia o anemia ferropénica.

La EII es el nombre que reciben un grupo de enfermedades relacionadas con la inflamación del tracto gastrointestinal (con mayor frecuencia en el intestino delgado y grueso). Las dos manifestaciones más comunes son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.1 En el Reino Unido y EE.UU, aproximadamente 1 de cada 250 personas padecen alguna de estas emfermedades.2,3 Se desconocen las causas exactas de la EII, aunque se considera que influyen varios factores como el tabaquismo, infecciones previas o genéticas.4

La anemia es el síntoma no gastrointestinal más común de la EII.5  Se produce cuando el número de glóbulos rojos en el cuerpo, o la cantidad de oxígeno que pueden transportar, es demasiado bajo para las necesidades del organismo. Puede desarrollarse por varias causas, aunque la más común es el deficit de hierro.5 

 

 

Si padece una EII en cualquiera de sus variantes, se encuentra en riesgo de padecer ferropenia (déficit de hierro) o anemia ferropénica.6 Entre el 36% y el 76% de las personas con EII padecen anemia ferropénica,7 según diferentes estudios. Entre las principales causas por las que se desencadena se encuentran:

  • Sangrados de la mucosa gastrointestinal prolongados.
  • Menor absorción del hierro que toma con su dieta debido a la inflamación intestinal.
  • Menor ingesta de hierro si evita si evita tomar algunos alimentos, como hortalizas de hoja, debido a que incrementan los sintomas de EII.1 

 

 

Figura: causas de la anemia ferropénica en pacientes con EII

Aunque el déficit de hierro es la causa más común de anemia en la EII,5 existen otros factores por los que se puede padecer, como:

  • Anemia por enfermedad crónica (también denominada anemia inflamatoria).1 Este tipo de anemia está provocada por el sistema inmunológico.8 Uno de los rasgos de esta patología es que provoca que parte del hierro presente en el cuerpo no esté disponible para producir la hemoglobina que se encuentra en los glóbulos rojos,8 lo que reduce la cantidad de estas células en el organismo. Asimismo, la vida media de los glóbulos puede verse reducida.8
  • La anemia por déficit de vitaminas. Por ejemplo, debido a una menor absorción de vitamina B12 o ácido fólico.1 Esta anemia se produce si no toma suficientes alimentos que contengan vitamina B12 y ácido fólico o si su intestino no absorbe por completo estos nutrientes. Es más probable padecer este tipo de anemia si padece enfermedad de Crohn, ya que las zonas del intestino delgado en las que se absorben estos nutrientes pueden encontrarse inflamadas, o es posible que las hayan extirpado quirúrgicamente.8
  • Anemia provocada por el consumo de medicamentos. Por ejemplo, por tratamientos de la EII como la sulfasalazina y la azatioprina,8 que suprimen la producción de glóbulos rojos.1 

Es muy importante tratar la anemia, ya sea provocada por un deficit de hierro o por cualquiera de los motivos mencionados anteriormente. 

 

 

Figura: Impacto de la anemia ferropénica en la calidad de vida

Si piensa que puede padecer falta de hierro o le preocupa su salud, es importante que hable con su médico. Él determinará si padece anemia y, en caso afirmativo, las causas que la provocan y cómo tratarla.