SEÑALES DE ALERTA DE DÉFICIT DE HIERRO EN LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL 

Uno de los principales síntomas del déficit de hierro o ferropenia y de la anemia ferropénica es la fatiga, el cansancio extremo. Si lo experimenta, puede sentirse agotado física y mentalmente y sin energía durante la semana, incluso si no ha realizado ninguna actividad física demasiado exigente.1 También puede encontrarse demasiado cansado para llevar a cabo tareas cotidianas como vestirse, ir de compras o pasar tiempo con sus familiares o amigos. 

Si desea evaluar su nivel de cansancio, puede realizar nuestra encuesta sobre la fatiga. 

El cansancio y la fatiga pueden ser síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal2 y de la anemia. Si lo experimenta, es importante que consulte con su médico para que averigue cuál es la causa. 

 

 

Asimismo, existen otros signos que pueden indicar que padece ferropenia o anemia ferropénica. Entre ellos, se incluyen: 

  • Mareos,3 irritabilidad4 y perdida de concentración.5
  • Palidez.6
  • Dificultad para respirar y palpitaciones.7
  • Úlceras en la lengua o sequedad bucal.8,9
  • Intolerancia al frío o extremidades frías.10
  • Dolor de cabeza.11
  • Síndrome de las piernas inquietas.12,13
  • Pérdida de cabello.14
  • Uñas quebradizas o coiloniquia.15
  • Aumento de la probabiidad de padecer infecciones.16

Utilice nuestro Explorador de síntomas para visualizar la lista completa de los síntomas del déficit de hierro y para entender lo que implica cada uno de ellos.  

 

 

Si padece déficit de hierro, tratar su enfermedad consumiendo una cantidad mayor de ese nutriente puede mejorar su calidad de vida diaria. Así, incrementará su capacidad de concentración y su productividad en el trabajo, además de tener más energía para hacer ejercicio y socializar. No tiene que acostumbrarse a sentirse cansado siempre. 

Dado que pueden existir enfermedades que sean el origen de los síntomas, es importante que hable con su médico acerca de todos ellos.

SaveSave